La sobrealimentación acarrea varios problemas, entre ellos, los cardiovasculares. Comemos por hambre, pero también por costumbre, aburrimiento, ansiedad, infelicidad, imitar a los demás, etc... Una vez más, el componente cognitivo-emocional entra en juego y de una...